martes, 3 de enero de 2012

Patatas MK Ultra

Saludos queridos seguidores y seguidoras de las Recetas del Yis. En este año nuevo donde nos vemos sumidos una crisis financiera gestada y llevada a cabo por los propios directivos financieros y gubernamentales con el único fin de controlar a la población humana para llevarnos de la manita a una Nueva Orden Mundial, os voy a enseñar una receta barata, nutritiva y sana. Por que la Nueva Orden Mundial nos controlan incluso a través de su comida y sus porquerías, conservantes, antidepresivos y demás agentes inhibidores de la voluntad, y aunque nos veamos desbordados por sus intentos de control, ¡no quiere decir que tengamos que comer mal!
Hoy os presento las "Patatas MK Ultra", bueno, bonito y barato!!

Ingredientes para tres personas: (Voy a intentar reducir las cantidades tras algunas quejas de seguidores por ser las recetas de proporciones desmesuradas)

- 5 patatas grandotas
- 2 cebollas
- 5/6 dientes de ajo
- Pimentón dulce (a ser posible de la Vera)
- Sal y pimienta.
- 3 huevos
- Aceite de oliva
- Vino blanco
- Colorante
- Agua (opcional caldo de verduras/pollo)


1) Pelamos y cortamos en brunois (daditos pequeños de toda la vida)la cebolla y los ajos mientras calentamos el aceite en una olla grande.






2) Mientras sofreímos bien la cebolla pelamos las patatas y las cortamos en trozos no muy grandes, si no tardarán siglos en cocerse y se quedarán duras. Es importante no cortar los trozos del todo, me refiero a que hay que hacerlo mediante el proceso que se conoce como "besar" la patata. "Besar" la patata consiste en cuando estás a punto de terminar el corte de la misma parar y romper el trozo en lugar de hacer un corte limpio, y el sonido que hace la patata al romperse es parecido al de un ósculo (suena más culto que beso y menos noño). Con esto conseguiremos que esos trozos se deshagan haciendo que la salsa al final ligue y espese sin necesidad de echar maicena o espesantes del estilo.




3) Cuando tengamos la cebolla bien sofrita, pero bien sofrita, echamos la patata y lo removemos todo. Es importante rehogar la patata un ratejo con la cebolla y el aceite para que coja sabor, no queremos que quede un guiso sosainas, que bastante tenemos con Rajoy. Incorporamos una ingente cantidad de pimentón (de la Vera a ser posible, sé que soy pesado con este tema, pero es que no hay comparación de sabor) y seguimos rehogando un rato, teniendo SUMO CUIDADO que no se nos agarre el pimentón, por que se agriaría todo el guiso. No hay peor sabor que el del pimentón quemado.








Aprovechamos también para poner un poquito de colorante.




4) Ahora le echamos una generosa cantidad de vino blanco, removiendo para que se mezcle todo y lo dejamos que rompa a hervir. Hay que dejar que hierva a fuego alto para que evapore el alcohol casi del todo, si no el vino queda "crudo" y nos saldrá un guiso ácido del infierno. Un horror solo comparable al del pimentón quemado. Así que si habéis quemado el pimentón en el punto anterior... empezad otra vez, xD.
Hay que moverlo de cuando en cuando para precisamente evitar eso, que se nos agarre la patata al fondo con el pimentón... ¡ojo! Esta parece una receta sencilla, y lo es, pero eso no quiere decir que tengamos que ser descuidados por esa razón. A veces su belleza radica en su sencillez, pero hay que estar atentos.





5) Cuando veamos que el vino está casi evaporado (sólo hay que probarlo y se notará en seguida por el sabor) incorporamos el líquido. Aquí hay varias opciones según lo que se tenga a mano. Necesitamos dos vasos de líquido, y yo normalmente uso agua, dos vasos de agua.
Dependiendo de los gustos de cada uno se puede usar caldo de pollo si se tiene preparado o caldo de verduras si queremos seguir con una receta vegana/vegetariana, o incluso caldo que sobró del cocido si se tuviera, para gustos colores.
Yo normalmente tengo tuppers individuales con caldo de verduras y pollo en el congelador para ir usando en los guisos o para hacer un consomé con fideos, y en este caso he usado uno de esos y un vaso de agua. Combinaciones hay un montón. A gusto del consumidor.
(OJO: Hay que tener en cuenta la cantidad de sal que pueda tener el caldo que vayamos a usar, que no nos pasemos que el guiso salado no tiene arreglo!)






6) Cuando rompa todo de nuevo a hervir, lo tapamos y lo ponemos en un quemador mediano y lo cocemos a fuego lento una media hora aproximadamente. Movemos un poco de cuando en cuando para que no se nos agarre abajo y vigilando que la patata no se nos deshaga. Y es que depende de cada patata, unos se harán antes otros después, simplemente vamos pinchando con un cuchillo o tenedor hasta que veamos que patata está hecha.



7) Opcionalmente se puede también escalfar un huevo en las patatas antes de servirlas, dejando el huevo cocerse unos minutos dependiendo de los gustos del comensal, (a mi me gustan blanditos que pueda mojar pan en la yema, xDD).





Y aquí tenemos nuestro plato de hoy, "Patatas MK Ultra".


Espero que lo disfrutéis.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada