miércoles, 4 de enero de 2012

Arroz a la Reserva Federal

Por que no estamos para tirar cohetes y por que viendo que en el BOE el Estado reparte a la iglesia más de 13 millones de euros al mes, si si, AL MES, por supuesto supongo que libres de impuestos, hoy os doy una sencilla receta para aprovechar los restos del cocido del día anterior. Nada de dárselos al perro (además es perjudicial para ellos) o de tirarlo por que solo queremos la sopa. Viendo como están las cosas hay que aprovecharlo todo, y además ¿qué narices? ¡Está buenísimo!

Ingredientes:
- Restos de cocido
- Dos vasos de caldo del cocido
- Cuatro puñados de arroz o cinco
- Azafrán (o preparado para paella del mercadona)
- 3 tomates blandos
- 10 dientes de ajo
- perejil
- aceite de oliva
- sal


1) Cortamos los tomates a trozos grandes. Si tenemos un par o tres de tomates en la nevera que ya se están empezando a poner rarunos, blandos y están poco apetecibles para comer crudos o en ensalada, ésta es nuestra oportunidad para no desaprovecharlos. Echamos el tomate cortado en el vaso triturador, junto a tres o cuatro dientes de ajo y perejil.








2) Le quitamos a los ajos las pieles blancas, les damos un golpe sobre la tabla con la mano y los echamos a la paellera. Mientras tanto lavamos y cortamos el pimiento rojo en tiras y lo vamos sofriendo junto a los ajos. Echamos un par de ñoras y un puñado de tomates secos en una jarra con agua y lo calentamos 2 minutos en el microondas. (O los sumergís en agua hirviendo, lo que prefiráis, el micro es más rápido y se friegan menos cosas después, xD)










3) Mientras tanto vamos troceando nuestros restos de cocido. En mi caso son trozos de pollo, un poco de costilla de cerdo y un trozo de ternera. Además también aprovecho la patata, zanahoria y un puerro que también me sobró. Por supuesto, los garbanzos también. Ésta parte es fácil, es simplemente procurar que no te caigan huesecitos o trozos que no quieras usar (a mi no me gustan los trozos con grasa, piel de pollo y todo eso... yo soy de chicha, xD)






4) Retiramos los pimientos y los ajos y echamos en la paellera nuestra mezcla triturada de tomate, ajo y perejil y lo sofreímos y aprovechamos para echar una poca sal. Mientras se sofríe, raspamos las ñoras para quitarles la pulpa y cortamos los tomates secos rehidratados en brunois (daditos pequeños de toda la vida) y lo echamos en la paellera.









5) Una vez tengamos el tomate sofrito (veréis como cambia del color rosadito a un rojo más fuerte) echamos los garbanzos y los rehogamos. A continuación echamos también los restos del cocido y seguimos rehogando un momento que se cubra todo bien con el tomate. Mientras calentamos el caldo en el microondas. (O al fuego, lo que queráis, pero así fregamos menos cosas!)










6) Echamos cuatro puñados grandes de arroz corto y rehogamos un rato. Entonces echamos el caldo caliente hasta cubrir el arroz del todo (unos tres vasos largos de líquido aproximadamente) y echamos el sobre de preparado para paella (o azafrán si tienes) y esperamos a que rompa a hervir.













7) Lo dejamos destapado a fuego fuerte unos minutos hasta que veamos que va reduciendo el líquido, pasados unos 5 minutos si vemos que ya está cogiendo textura melosa bajamos el fuego y lo dejamos a fuego lento otros 10/15 minutos.



De cuando en cuando movemos lateralmente la paellera para asegurarnos que no se nos queme por debajo.



8) Pasados unos 10 minutos probamos unos granos de arroz, y si están casi hechos (lo que se llama en la cocina italiana "al dente" apagamos el fuego y tapamos. Si no está el arroz en su punto aún, pues esperamos unos minutos más hasta que lo esté. Lo dejamos reposar tapado unos 3/5 minutos más.

Ya tenemos hecho nuestro "Arroz a la Reserva Federal"









Trucos:
- Es buena idea tener una jarra con agua caliente (casi hirviendo) preparada por si nos falta líquido en el arroz. Puede ser que necesitemos más agua y es mejor echarlo muy caliente para no cortar la cocción del mismo.
- Para tener siempre perejil "fresco" solo tenemos que congelar en un rulo de papel de aluminio una buena cantidad. Así basta con cortar una porción que vayas a usar y tener siempre a mano. Solo por que sea gratis no quiere decir que tengamos que despilfarrarlo. Trituramos todo hasta que nos quede un puré casi uniforme, bien mezclado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada