viernes, 3 de febrero de 2012

Pollo Rothschild

En estos tiempos que corren se ve claramente como la política económica mundial se resume en una sola afirmación. Los ricos se hacen más ricos y los pobres cada vez más pobres. Y es que ya lo dijo Mustaine "La nueva esclavitud es mantener a la gente pobre e inculta" (escuchad Washington is Next).
Hoy traigo una receta sencilla pero muy rica, ¡y además para una sola persona!
Por que estoy harto de ver como hay gente que pone la excusa barata de no tener tiempo para cocinar y recurren a la "comida rápida". La comida rápida está manipulada químicamente para que sea adictiva y mediante aditivos crear depresión y dependencia, dos de sus armas para el control mental. Yo puedo estar orgulloso de decir que no he pisado un McDonalds (y derivados), Telepizzas (y variados), no consumo bebidas ni nada condimentado con aspartamo y no toco el tabaco ni afines desde hace más de un año. Es hora de no jugar bajo sus reglas y tomar conciencia de lo que está pasando.
Así que os presento esta receta para que cuando estéis solos en casa y con poco tiempo, no tengáis que recurrir a pedir comida de fuera, o a descongelar y hornear una pizza precocinada. Ni comprar las guarradas de paella y lasañas precocinadas del Mercadona.
Desde la preparación hasta su consumo el tiempo que se necesita para hacer esta receta no supera la media hora. Y no hay que fregar muchas cosas ni limpiar mucho después.
No hay excusas que valgan.

Ingredientes (para 1 persona. Para más personas seguid la lógica e ir multiplicando).
- 1/2 Pechuga de pollo
- 3 Dientes de ajo
- 2 cucharadas de almendra cruda molida
- 1 cucharada de mostaza de dijón (por dios no intentéis hacer esto con mostaza dulce americana.... ajkeroso)
- 2 patatas medianas
- 1/2 vaso de vino blanco
- Sal y Aceite de Oliva


1) Ponemos a hervir agua en una olla pequeña mientras pelamos las patatas y el ajo.





2) Mientras el agua echa a hervir machacamos el ajo en el mortero con una pizca de sal.



Echamos un chorro de aceite



Y por último mezclamos con la almendra machacada. Debe quedar pastoso, para que cuando lo pongamos encima del pollo se quede pegado.





3) Cuando el agua esté hirviendo a todo meter cocemos las patatas con una cucharilla y media de sal. Hervimos unos 10/15 minutos. La idea es pincharlas de tanto en tanto y cuando veamos que están casi (ojo, digo casi cocidas) las sacamos.



Éste es un buen momento para precalentar el horno.

4) Cortamos las patatas en lonchas más bien gordas y las ponemos en el fondo de una cazuela de barro (o una fuente refractaria, o bandeja, lo que tengáis a mano... y tened en cuenta que es para una persona!)



5) Ahora preparamos el pollo.


Abrimos la pechuga de pollo en mariposa.



Lo cubrimos con una cucharada de mostaza de dijon.


Ahora encima de la mostaza repartimos el majado de ajo y almendras


6) Ponemos el pollo encima de las patatas y echamos 1/2 vaso de vino blanco sobre las patatas (no lo pongáis sobre el pollo que se quitará todo lo que le acabamos de poner!! Sé que parece una chorrada esto que acabo de decir, pero no sería la primera persona que conozco que lo hace, xD).



7) Calentamos un momento en el fuego hasta que se caliente la cazuela de barro, para no meterlo en el horno frío. Así ahorraremos tiempo de horneado.



Metemos en el horno a unos 180/200 ºC durante 20 minutos más o menos. En los últimos 10 minutos lo pondremos en modo horno y grill.

8) A los 20 minutos sacamos la cazuela del horno y ya está lista nuestro fantástico Pollo Rothschild.



¿Véis como se hace en ná y menos? ¿Quién puede querer comparar esta maravilla con una hamburguesa rancia o una pizza congelada?
La mejor comida y más sana es la casera. Es hora de despertar y darnos cuenta que el tiempo, el estrés, y las prisas son meras escusas para seguir estando sometidos a lo que nos dictan.



Por menos de 4 euros y en unos 30/40 minutos puedes hacer este platazo de comida. Vale.. no es de régimen, pero tampoco está cargado con miles de calorías saturadas, insaturadas, colorantes, aditivios y mierdas varias. Al horno y el único aceite, de oliva y que no está frita!!






Probad a hacer estas cosas y abandonar las comidas guarras. ¡No os arrepentiréis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada