jueves, 11 de julio de 2013

Fusilli alla Cortina de Humo


En los tiempos que corren podemos ver como se comienza a descomponer los ideales y cimientos de las sociedades en las que vivimos. Nunca se registraron tantos golpes de estado, microguerras, luchas de poder, casos de corrupción, tiranteces diplomáticas o peleas por el control de la energía.
Nunca tanta violencia en tantos frentes se habían abierto haciendo que vivamos en una constante tensión social. Un arma con la que ellos están jugando. Las grandes corporaciones que manejan el devenir del mundo y nuestros gobiernos están creando una serie de situaciones en las que la población no tiene más remedio que salir a la calle. Gobiernos corruptos, recortes económicos, reducción del estado del bienestar, falta de cobertura sanitaria y educativa, llegando a límites de faltar a millones de personas las tres cosas básicas para una vida plena: trabajo, comida y techo. 

Llegando a esto, empujándonos a nuestros límites es donde más susceptibles a ser controlados estamos. Nos tienen donde quieren y están disfrutándolo. 

Tenemos que darnos cuenta que no les importamos un carajo, solo quieren su propio beneficio. Tenemos que ser capaces de ver que no nos hacen falta. No nos hacen falta sus guerras políticas, ni sus propuestas económicas, ni sus pretensiones globalizadoras, y desde luego no nos hacen falta sus líderes. Ni nos representan, ni nos entienden ni nos escuchan.
Hasta que no nos demos cuenta, de que en realidad lo que necesitamos es un cambio de ideas, un cambio radical de la vida como la conocemos hasta ahora, no llegaremos a ninguna parte y seguiremos a su merced, bajo su puño cada vez más opresor.

No sé vosotros, pero a mi pensar todo el rato sobre esto me da hambre. Así que hoy os traigo otra receta del Yis, una receta como siempre, barata, sana y fácil.
Y para que luego digan que solo como carne cruda, os traigo otra receta completamente apta para veganos!
Espero que os guste, hoy os traigo... Fusilli alla Carote!  Vamos... pasta con zanahorias de toda la vida, xD.
O como yo lo he rebautizado: Fusilli alla Cortina de Humo


1.) Pelamos nuestras zanahorias y si son grandes como en este caso las partimos en trozos medianos.




2.) Disponemos las zanahorias en un cuenco de barro (o en una bandeja metálica, la mía era muy grande así que opté por esta cacerola de barro) y sazonamos con sal y pimienta. Vertemos un buen chorro de aceite de oliva y removemos procurando que toda la zanahoria quede cubierta. (No hay nada mejor que usar las manos para este paso).

Cubrimos bien con papel de aluminio y metemos en el horno precalentado a 200º durante una hora, hasta que la zanahoria esté bien tierna.



3.) Ahora ha llegado el momento de comenzar a poner a hervir el agua de la pasta con abundante sal y un chorro de aceite de oliva (tampoco os emocionéis, es simplemente para que la pasta no se pegue entre sí)



4.) Cuando esté el agua hirviendo echamos la pasta y removemos un poco para que se separe bien cada trozo de pasta. Dejamos hervir unos 7/8 minutos hasta que la pasta esté al dente, escurrimos y reservamos una taza de agua de la cocción de la pasta.



6.) Mientras tanto vamos a seguir con nuestra salsa para la pasta. Cortamos dos cebollas en una fina brunoise (vamos en daditos de toda la vida) y rehogamos con un poco de sal en una olla ancha.



7.) Una vez esté ya la cebolla casi transparente echamos un generoso chorro de vino blanco y dejamos que evapore el alcohol, si no sabrá a rayos.




8.) Pasada una hora, sacamos nuestras zanahorias del horno. Tened cuidado al quitar el papel de aluminio, ya que el vapor se habrá concentrado dentro y podéis quemaros seriamente. (Lo sé por experiencia)


Incorporamos las zanahorias en el procesador de alimentos y le damos caña hasta que se nos forme un puré espeso.


9.) Añadimos la zanahoria a nuestra cebolla pochada con vino blanco.



10.) Removemos para que se mezcle todo y añadimos aproximadamente media taza del agua del cocción de la pasta. (Si vemos que queda demasiado espeso pues echamos más agua.). Debe quedar una textura semi líquida, como un puré muy flojo.



11.) Ahora agregamos queso rallado. No me seáis cutres y usad parmesano. Aunque funciona igual con el queso rallado hacendo barato, el sabor no es el mismo, pero se puede usar cualquier queso rallado en polvo.
Aquí los chefs veganos deberán usar algún sustituto de queso rallado como rawmesan o algo así, y si no unas nueces molidas pueden hacer el papel perfectamente!

El truco ahora está en remover constantemente todo para que no se pegue en la olla. Hay que remover como si de un risotto se tratara, hasta que la pasta absorba todo el líquido, o casi todo.





12.) Disponemos en el plato, espolvoreamos un poco más de queso rallado...
Et voilà! Ya tenemos listos para comer nuestros Fusilli alla Carote!!
Buen provecho!






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada